¿Qué es el SXF?

 El Síndrome X-Frágil  es un trastorno genético y hereditario relacionado con el cromosoma X.

Además de otras alteraciones, puede provocar dificultades intelectuales que varían desde simples problemas de aprendizaje a discapacidad intelectual.

Se denomina personas afectadas a las que padecen el síndrome y personas portadoras a las que pueden transmitir este síndrome (aunque no presenten síntomas). En ambos casos pueden ser hombres o mujeres.

Son portadores:

  • 1 de cada 800 hombres
  • 1 de cada 238 mujeres

Están afectados:

  • 1 de cada 4000 hombres
  • 1 de cada 6000 mujeres

En relación a las causas podemos destacar que el SXF es la primera causa de discapacidad intelectual hereditaria y la segunda causa genética y provoca disminución intelectual en cerca del: 95 % de los hombres afectados y 40% de las mujeres afectadas.

La causa del SXF es la mutación de un gen (el FMR-1) situado en el cromosoma X (el cromosoma que determina el sexo de una persona). Este gen es el encargado de fabricar una proteína (la FMRP) que evita la discapacidad intelectual e influye también en la formación del tejido conectivo (articulaciones, etc).

Cuando el gen ha mutado, se inactiva y, por tanto, disminuye o cesa completamente la producción de la proteína FMRP. Entonces, dependiendo de la cantidad de proteína producida, la persona afectada padece una serie de anomalías (incluida la discapacidad intelectual) en mayor o menor grado.

El gen FMR-1 está formado por un número determinado de repeticiones del trinucleótido CGG (citosina-guanina-guanina).

En la población general el promedio de repeticiones es menor de 52.

En las personas portadoras (premutación del gen) el número de repeticiones está entre 53 y 200.

En las personas afectadas (mutación completa del gen), el número de repeticiones está siempre por encima de 200.

Las mujeres afectadas pueden presentar pocos síntomas ya que, al tener dos cromosomas X, su cromosoma X sano produce normalmente la proteína FMRP y puede compensar la alteración de su otro cromosoma X, el “frágil”.

 

¿Cómo se hereda?

          Cuando la mujer es portadora, el riesgo de transmitir el SXF es aproximadamente del 50% en cada embarazo. Por eso, cada vez que dé a luz, puede tener: Hijos e hijas o sano o portadores o afectados.  

          Cuando el hombre es portador, todas sus hijas serán también portadoras puesto que estas mujeres reciben de su padre el cromosoma X frágil. Mientras que sus hijos varones serán normales al recibir del padre únicamente el cromosoma Y.   (Pérez-Germán).

 

Características

No existen dos personas iguales. Así que tampoco hay dos personas afectadas por el Síndrome X Frágil que sean idénticas.

1.- Características de la conducta: 

Muchas de las personas afectadas por el Síndrome X Frágil pueden presentar uno o varios de los siguientes trastornos:

          – Déficit de atención

         – Hiperactividad

          – Problemas de conducta (descontrol, pataletas, rabietas)

         – Ansiedad social

         – Rasgos característicos del TEA (Trastornos del Espectro del Autismo), sobre todo en la primera infancia:

                            *Evitación de la mirada

*Aleteo de las manos (y mordérselas)

*Hipersensibilidad a los estímulos sensoriales

*Movimientos o lenguaje repetitivos

En las personas con SXF son muy habituales las dificultades para prestar atención durante un período de tiempo determinado y la hiperactividad o la impulsividad.

Pero quizá su mayor dificultad proviene de su ansiedad excesiva.

Esta se debe en gran parte a su hipersensibilidad a los estímulos sensoriales y determina a veces conductas inapropiadas. Los sonidos pueden resultarles excesivos o irritantes y lo mismo les sucede a veces con el tacto (a algunos no les gusta ser tocados o abrazados), la textura de la ropa, de ciertos alimentos o la vajilla. También los sabores pueden resultar demasiado intensos y muchos sienten rechazo hacia determinados olores y perfumes.

Cuando alguno de estos elementos entra en juego, la persona con SXF se pone muy nerviosa y puede llorar, tener una pataleta o hacer movimientos repetitivos que le confortan.

A menudo mantener el contacto ocular con otra persona les supone un grado tan alto de estimulación que lo evitan, no mirando al otro a los ojos.

La mayoría de las personas con SXF, especialmente cuando son pequeños y en mayor medida las niñas, tienen además ansiedad social: Se sienten incómodos al conocer gente nueva y también en los grupos grandes o multitudes.

Mantener una rutina a lo largo del día y todos los días, les ayuda a manejarse entre el exceso de estímulos y la relación con las demás personas. Y, cuando algún cambio es necesario, lo mejor es avisarles con tiempo para que vayan preparándose y no les coja de sorpresa.

Todas estas características de conducta mejoran a lo largo de los años sobre todo con una intervención multidisciplinar adecuada.

 

 2. Características físicas:

En la mayoría de los niños y niñas afectados por el SXF es difícil encontrar características externas que permitan identificarlos a primera vista. Hay personas con SXF que no presentan nunca estos rasgos.

Los rasgos físicos del SXF son muy variables y algunos no aparecen hasta después de la pubertad. Son frecuentes:

– cara alargada y estrecha

– orejas grandes y despegadas

– frente amplia y despejada

– en los varones, testículos muy grandes

 

3. Rasgos relacionados con el tejido conectivo:

 Las personas afectadas por el SXF presentan frecuentemente disfunciones relacionadas con deficiencias en el tejido conectivo (cuya formación depende de la proteína FMR):

– hipotonía muscular

– hiperelasticidad en las articulaciones

– pies planos-valgos

– estrabismo

– otitis frecuentes

– paladar en arco

– dentición irregular

– algunos problemas cardíacos:

*dilatación de la arteria aorta

*prolapso de la válvula mitral

4. Área cognitiva:

 Las personas afectadas por el SXF empiezan a andar y hablar más tarde que los demás niños. Tienen por lo general una serie de cualidades muy positivas para el aprendizaje.

Pero es frecuente que muestren también hiperactividad, déficit de atención, fuerte ansiedad y otras características que interfieren negativamente en el proceso de aprendizaje académico y que se manifiestan muy claramente en el área del Lenguaje.

 5. Cualidades positivas:

          – muy buena capacidad de imitación,

– muy buena memoria visual,

– muy buena memoria a largo plazo,

– gran sentido de la orientación,

– gran sentido del humor.

 6. Características del lenguaje:

          – retraso al comenzar a hablar,

– dificultades de comprensión,

– dificultades de expresión,

– ecolalia,

– lenguaje muy repetitivo.

7. Áreas conflictivas en el aprendizaje académico. Las personas con SXF tienen generalmente en estas áreas grandes dificultades, que no se corresponden ni justifican con su nivel de desarrollo intelectual: cálculo, matemáticas y lectoescritura.

 

 

Diagnóstico

 La única forma de diagnosticar con certeza el Síndrome X Frágil es realizar un análisis de sangre con técnicas específicas de biología molecular.

Los resultados de las pruebas realizadas antes de la introducción, en 1994, de las actuales técnicas de análisis NO pueden considerarse fiables.

La mayoría de las veces, las personas portadoras no presentan síntomas que permitan relacionarlas con el Síndrome X Frágil.

Por eso, cuando hay un caso comprobado de Síndrome X Frágil en una familia, es importantísimo descartar (mediante un análisis fiable de sangre) que existan otros parientes portadores que puedan transmitirlo de nuevo a sus descendientes.

Las técnicas actuales permiten además el diagnóstico prenatal y el preimplantacional.

 

 

 Evolución

 Actualmente el SXF no tiene cura. Pero, siempre que cuente con los apoyos necesarios, la persona con SXF podrá llegar a altos grados de autonomía en el trabajo, el tiempo de ocio, la utilización de transporte público…Y, aunque con apoyos, podrá llevar una vida feliz y relativamente autónoma.

Para ello es preciso, desde el momento del diagnóstico, una buena coordinación de la familia y la escuela con los distintos especialistas para que la persona afectada reciba lo antes posible un programa específico individualizado y multidisciplinar. Es decir, que sea tratada desde varios puntos de vista y se intenten paliar sus dificultades a la vez en distintas áreas.

De ese modo recibirá de forma coordinada atención  psicológica, logopedia y estimulación del lenguaje, terapia sensorial y psicomotriz, orientación pedagógica etc. Es posible también que requiera cierta medicación (recetada por un médico especialista en neurología o psiquiatría) que le ayude y proteja frente a la ansiedad, la hiperactividad o el déficit de atención, etc.

Siempre es preferible que el diagnóstico y, por tanto, el inicio del tratamiento multidisciplinar, se produzca en la primera infancia. Pero está comprobado que aun en los casos de diagnóstico tardío, la persona con SXF puede mejorar y mucho con una intervención adecuada y conjunta de los que le rodean y los diferentes especialistas.

 

 

POF

Algunas veces, las mujeres portadoras presentan POF (fallo ovárico precoz). Y también menopausia precoz. Es importante no confundir el POF con la menopausia ya que, a pesar del fallo ovárico, mientras no haya una menopausia completa la mujer puede todavía quedar embarazada.

  1. FOP (Fallo Ovárico Precoz): Es el que se produce antes de los 40 años y afecta a muchas portadoras del SXF.

Sus características son las siguientes:

_Los folículos no llegan a desarrollarse con normalidad en los ovarios, quedándose en su estado inicial

_Falta de ovulación u ovulación muy irregular

_Como consecuencia, problemas de fertilidad

_A veces otros síntomas propios de la menopausia como sofocos, tristeza excesiva, pérdida del deseo sexual

_IMPORTANTE: No hay que confundirlo con la Menopausia Precoz pues mientras un solo folículo evolucione normalmente el embarazo es posible.

 

  1. Menopausia precoz:

Es el cese patológico completo de la actividad de los ovarios antes de los 40 años. Los síntomas son los mismos que en la menopausia corriente.

Tanto el FXTAS como el FOP o la Menopausia Precoz pueden alertar sobre la posibilidad de que el Síndrome X Frágil esté afectando a la familia. Sería conveniente ante cualquiera de estos trastornos solicitar el análisis de sangre con técnicas de biología molecular que detecta con seguridad el SXF.

 

FXTAS

Es un desorden neurodegenerativo que puede afectar a personas portadoras del SXF, es decir con premutación (hombres y mujeres), a partir de los cincuenta años. Principalmente afecta a varones. Sus siglas significan Síndrome de Tremor Ataxia relacionado con el X Frágil y se manifiesta con temblores, dificultades al caminar y, por último, trastornos cognitivos.

Puede afectar a hombres y mujeres aunque en estas últimas se da menos, más tarde,  y los síntomas suelen ser más leves.

Las personas afectadas por la mutación completa del gen, es decir, las personas con SXF, no tienen FXTAS.   No todas las personas portadoras del SXF desarrollarán el FXTAS pero todas las personas que tengan el FXTAS son portadoras del SXF. Es muy importante tener esto en cuenta para la prevención del SXF.

 

 

(Mouse Models FXTAS)

 

Características del FXTAS:

_Temblor de intención. La mano tiembla cuando intenta coger un objeto o realizar otra acción. En cambio, en reposo, el temblor es prácticamente inexistente.

_Ataxia. Problemas de equilibrio que pueden ocasionar caídas.

_Parkinsonismo. Puede incluir temblores de distintas partes del cuerpo, rigidez muscular, marcha lenta arrastrando los pies, lentitud al hablar…

_Deterioro cognitivo. Pérdida de memoria a corto plazo, pérdida de habilidades para el cálculo matemático o incluso para hablar, dificultad para tomar decisiones…

_En las Mujeres: los síntomas suelen ser más leves pero, en cambio, pueden presentar además fibromialgia o dolores musculares generalizados, desordenes tiroideos (sobre todo hipotiroidismo) o convulsiones.